25 de diciembre de 2012

El hombrecito vestido de gris


Hoy entra en esta Habitación: la polifacética Kerana. Pero en realidad, ella ha estado en mi habitación particular desde que tengo uso de razón o casi. Amigas de infancia, la cantidad de noches que hemos pasado juntas dentro de una cueva subterránea (bodega de vino para los ajenos), son innumerables. Y este tipo de amistades siempre perduran por mucho que la distancia nos separe. Podría contar muchas batallitas pero no es momento ni lugar, así que os dejo con  su aportación a nuestro especial. Esta vez, la artista, no sólo ha hecho el escrito si no también el maravilloso dibujo que lo ilustra. (Ultramarinos Bodeler)


 
Cuando era pequeña me regalaron un cuento que se llamaba “El hombrecito vestido de gris”, de Fernando Alonso. Trataba de un hombre con su traje gris, su sombrero gris, su vida gris, que se levantaba siempre a la misma hora y se dirigía a su gris oficina por las calles grises de una gris ciudad. Pero por dentro era de colores, porque estaba lleno de música.

Luego crecí y me convertí en una gris funcionaria, rodeada de compañeros grises. Pero últimamente a algunos se nos desborda nuestro arco-iris secreto, porque nos hemos dado cuenta de que nuestra seguridad laboral es falsa, de que todo es frágil y temporal, de que hay que ser flexible, vivir al día, aprender un oficio. Y hemos recuperado nuestro talento, nuestros sueños, los que enterramos bajo la montonera de leyes que tuvimos que estudiar para la oposición.
Una bailarina, una creadora de dibujos animados, una artesana, un campesino. Somos oficinistas, pero en nuestro interior suena El lago de los cisnes, se persiguen Tom y Jerry, se diseña un broche o se miran las nubes a ver si traen granizo.
Pueden tratar de empeorar nuestra vida gris, pero no importa, porque tenemos otra. 

Kerana

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...