29 de diciembre de 2012

1500 metros


¿Cómo puedo presentar a Pablo? La historia que ha escogido habla por él. Mirada curiosa y palabras depuradas. Narrativa atenta a la proeza y sobre todo a lo humano.
 
Solo deciros que me ha contagiado su placer por la escritura, por la búsqueda de historias. A Pablo le gustan muchas cosas y todas a la vez; lo mismo te mezcla lo vórtices y los sufíes que por su cabeza ronda un cuento basado en una canción de los Arctic Monkeys. Sin duda, harían falta muchas vidas para poder poder disfrutar de tanta imaginación y entusiasmo.
 
¡¡Ojalá en el 2013 podamos disfrutar de muchas historias tuyas!!

Desde ya me declaro fan número 1.
 
 
Viridiana


INSTRUCCIONES DE USO: Avanza hasta el minuto indicado, y pausa el video. Lee entonces. Y avanza hasta el siguiente punto de la retrasmisión.


01:43- Sun Yang, nadador chino de XX años, récord del mundo de los 1.500 libres, medalla de oro en la prueba de los 400 metros, y plata en la de 200 libres. En los oídos grandes cascos de música rojos. Mickey Mouse de China. Es el XX de Agosto de 2012, X de la tarde. Londres. Juegos Olímpicos. Final de los 1.500 libres masculinos.
04:27 – Un hombre se tira a la piscina. Dos cuerpos de ventaja. El resto de los nadadores todavía en el poyete de salida. Es Sun Yang.
04:33- No entiende nada. Las cámaras enfocarán poco después al árbitro, un señor de bigote, impávido. No sabemos qué pasa. Tampoco lo sabe Sun Yang. Ya fuera del agua, pregunta sin comprender. Mira a un lado. Mira al otro. Abre los brazos en gesto de sorpresa. No es capaz de entender que ha pasado. Sólo sabe que está descalificado por salida falsa. No podrá nadar la final. No podrá buscar la medalla olímpica. Son meses, años de preparación, que se pierden sin que sea capaz de entender que pasa.
04:50- Sun Yang es admitido de vuelta a la prueba. La salida falsa fue provocada por una falsa salida dada por alguien del público, con elemento todavía sin determinar.
05:26- La pantalla ofrece una plano subacuático donde se ven entrar en el agua, las manos juntas para minimizar el rozamiento de la entrada en el agua, con Sun Yang el último. Al paso por los primeros 100 metros, ya es primero.
08:09- En la pantalla aparece la primera referencia en la carrera, marcada por una línea que se mueve a la velocidad que el anterior plusmarquista ( el mismo Sun Yang dos años más joven ) se movía.  Sun Yang nada dos cuerpos por delante del récord del mundo, en solitario, lanzando su cuerpo grande, de apariencia pesada, pero armónica, brazada a brazada, en solitario, con el resto de nadadores 10 ó 15 metros por detrás.
16:58- 300 metros para el final. La imagen subacuática muestra a Sun Yang alargando el cuerpo como un cocodrilo. Da la impresión de dejarse mecer por el agua, con un movimiento oscilatorio como de baile, dejando a su cuerpo adaptarse al agua. La apariencia es que se propulsa sólo mediante la brazada, con las piernas sin casi apenas movimiento, casi más arrastrándose detrás del resto del cuerpo, que ayudando a avanzar.
19:02- Aquí empiezan los últimos 100 metros. Lo mejor es dejar la imagen ya correr, liberando a la carrera de la pausa del Youtube. Atención a las piernas de Sun Yang. Se ponen en acción. Se metamorfosea. Como si fuera otro nadador. Las piernas se han convertido en un torbellino, que le impulsan disparado hacia adelante, como si no llevara ya disputada la mayor parte de la carrera.
19:30- Últimos 50 metros. Las imágenes subacuáticas muestran, en el mismo punto donde antes veíamos un cocodrilo nadar, a una fuerza de la naturaleza, las piernas batiendo a una fuerza y velocidad que dejan estela detrás, como si fuera la motora que debería perseguir al cocodrilo.
19:56- El hombre que hace algo más de 14 minutos y 31 segundos protestaba por una descalificación que considera injustificada, toca la pared. Record del mundo, más de 3 segundos menos que su anterior récord del mundo. El resto, tan atrás, que sólo los que van a quedar en segunda y tercera posición aparecen en pantalla.  Sun Yang se vuelve hacia el resto de nadadores que nadan hacia él. Espera. Sin un gesto. Casi sin moverse. Con respeto, espera a que el resto de nadadores terminen la prueba, hasta medio minuto después.
20:24- El último nadador toca la pared. Entonces Sun Yang surge del agua. De fuerte patada, saca medio cuerpo fuera, al mismo tiempo que señala con el dedo a alguien del público. ¿Sus seguidores? ¿El que dio la salida en falso? No lo sabemos. Sólo vemos como su brazo de más de un metro de envergadura  señala algo o alguien. Golpea entonces el agua. Con ambas manos. Con rabia. Levantando una montaña de espuma, que casi no deja verle. Sólo cuando se calma el agua, le vemos llorar.  La tensión acumulada. La posibilidad de no haber podido competir. De haber sido incapaz de defender su récord del mundo. El nadador a su lado, segunda posición, le consuela. Acaba de nadar 30 largos más rápido que nadie en la historia. Mucho más rápido que nadie, incluyéndose el mismo. Después de la proeza, ha sido capaz de respetar al resto de nadadores. Falsas salidas falsas y récords del mundo. Sobran los motivos.
PABLO

2 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...