26 de diciembre de 2012

Unidos para cambiar el mundo




Como es costumbre en él, Alan Smithee ha dado en el clavo con su aportación para el blog. Nos conocimos hace años de bailoteo y desde entonces me sorprende cada día con su capacidad para absorber conocimientos, es una enciclopedia de música, cine e ideas, un debate no sería divertido si no estuviera él. El otro 50%, del súper blog de cine  http://www.despuesde1984.com/, esta vez nos propone una buena manera de aportar nuestro granito de arena en este mundo llamado Kaos. (Ultramarinos Bodeler)




Cada día presenciamos injusticias y decisiones políticas o económicas contra las que nos gustaría luchar, pero como es muy difícil realizar alguna acción que dé frutos tangibles, tanto por la distancia física como por la imposibilidad de organizar una macro manifestación, nos quedamos cruzados de brazos sin saber qué hacer. Esta imposibilidad que tenemos para organizarnos suele ser aprovechada por aquellos que explotan, torturan o cometen injusticias para mirar a otro lado y seguir igual amparándose en frases del estilo de "si son cuatro untaos" o "total, a la mayoría les da igual".

Para evitar estos problemas logísticos y conseguir agrupar a suficiente gente como para lograr cambios reales nació change.org, una organización con sede en internet que nos permite actuar contra las injusticias desde la comodidad de nuestro sofá y en el momento que deseemos, de manera que ya nadie tiene excusas del tipo "es que a esa hora me va mal ir a la manifestación" o "ya me dirás que puedo hacer yo para que no ejecuten a una mujer afgana".

Change.org es una organización no partidista que permite a cualquier persona, desde cualquier lugar, iniciar y ganar campañas para el cambio social. Cada día, las personas que inician peticiones en Change.org consiguen importantes cambios utilizando un arma tan simple y poderosa como Internet. Change.org es la mayor plataforma de peticiones online del mundo -cuenta con más de 20 millones de usuarios en 196 países- y nos ayuda en ocasiones a hacer los cambios que queremos ver en el mundo.


Hay campañas para todos los gustos, desde historias menores y locales -una madre luchando contra el acoso escolar de su hija- a temas más globales -clientes presionando a una entidad bancaria para que elimine una comisión injusta o grupos de ciudadanos luchando contra la corrupción de su gobierno. También encontramos peticiones empezadas por personas anónimas junto a otras iniciadas por personalidades como Desmond Tutu, premio Nobel de la Paz, que pide ayuda para liberar a otro premio Nobel de la paz, Liu Xiaobo, encarcelado por el gobierno chino.


Entre las victorias de este año encontramos peticiones de índole muy distinta: por la libertad de expresión (Telecinco retira la querella contra un bloggero después de su campaña para que los anunciantes retirasen su publicidad de La Noria), por la igualdad (Ferrocarrils de la Generalitat retira una aplicación para denunciar indigentes), por la salud (La unidad de cardiología infantil en Las Palmas no se cierra), por la justicia (Presidente de Indonesia respalda investigación de corrupción policial) o contra la tortura (Prohibir la “violaciones correctivas” a lesbianas en Sudáfrica).

En ese aspecto, vivimos en una época increíble, en la que las oportunidades de cambiar las cosas son mayores que nunca gracias a la red. Ahora ya no hay excusas para no intentar cambiar lo que te preocupa. Entra en change.org y busca alguna campaña de acuerdo con tus ideales y apóyala, con un solo click puedes cambiar el mundo. En estos días de esperanza en que todo el mundo se regala cosas, regálale a alguien la opción de cambiar su vida.


Alan Smithee




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...