11 de junio de 2014

Las cabinas arden mal


Las cabinas arden mal podría cantar Sabina.


¿Dónde habitan las palabras no dichas, los silencios y las llamadas perdidas?


Los whatssaps  cuelgan en racimos de las pantallas rutilantes cual

adolescentes. Veloces mensajeros, vuelan de mano en mano, se desvanecen.


¿Dónde quedan las voces tintineantes, los susurros y las risas?


Los whatssaps se escurren de los teclados, sobreviven en los emoticonos 

prefabricados.


Las cabinas arden mal en el país de la espera, de los insomnes recuerdos. Al

otro lado de la línea, las voces se amotinan y se expanden. Sus ciudades, con 

un teléfono sonando en cada esquina, despiertan.





Viridiana, texto y fotografía




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...