8 de mayo de 2012

¿Conoces a Tina Modotti?


¿Conoces a Tina Modotti?, me preguntó un mexicano en un encuentro de amigos. Estábamos hablando de mi admiradísima Frida Kahlo. Viéndome metida en esta tertulia, tuve la impresión de  cuanto  les debe parecer  un lugar común a muchos mexicanos la recurrencia a estos tótems culturales que ensombrecen otra figuras de igual o mayor calado.

De hecho, la fotógrafa Tina Modotti es de origen italiano, pero fue tal su pasión por el México de los años 20 del siglo pasado que tras emprender un viaje con billete de vuelta, con el también fotógrafo Edward Weston, decidió que era su lugar y se quedó para siempre. Asimismo, fue tan grande su inmersión y compromiso con la realidad efervescente y revolucionaria  de este país que se ganó la mexicanidad a pulso. Pero ante todo, fue una mujer, una artista, una viajera sin fronteras, transgresora, comprometida y valiente.

Modotti, es más que una fotógrafa, que aprendió el oficio de la mano del grande Weston y emprendió su propio camino artístico, con su propio lenguaje. Se convirtió en un personaje novelesco que ha trascendido las aristas del tiempo y permanecido en el imaginario de mucha gente. Sus fotografías son muy bellas, potentes, llenas de humanidad. Reveladoras de la atmósfera de un país y de una época, de sus protagonistas, de sus luchas.

Modotti, bella, admirada y deseada por todos, mujer fatal.

Modotti, camarada del Partido Comunista Mexicano, espía al servicio de la URSS, enfermera y heroína en la Guerra Civil española.

Son tantas las facetas, que cuesta tener una fotografía nítida de Tina, sin que se escape algo del visor de la cámara. Elena Poniatowska, en su novela “Tínisima”, se acerca a la mujer y a la artista y nos devuelve toda la energía y belleza de una existencia llena de talento. Por otro lado, la notable novela gráfica de Ángel de la Calle, “Modotti, una mujer del siglo XX”, es una delicia de principio a fin, que se degusta como un festín.
Ya lo dijo Neruda: “Cuando quiero recordar a Tina Modotti debo hacer un esfuerzo, como si se tratara de recoger un puñado de niebla. Frágil, casi invisible. ¿La conocí o no la conocí?"



Mujer con bandera. México, 1928.




Madre e hijo en Tehuantepec. México, 1929.


Mazorca, cartuchera y hoz. México, 1927.


Vasos. México, 1925.

Viridiana

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...