1 de mayo de 2012

Geografías dispares


Leyendo el post que publicó Viridiana días pasados, invitándonos a pensar sobre nuestros mapas mentales y gráficos, acerca de cómo las personas repartimos el mundo, se reabrió en mí una inquietud, que duerme desde hace un tiempo, en mi habitación de las dudas capitales.

¿Por qué los sudamericanos hemos perdido el derecho a que nos consideren americanos? No son solo los habitantes de EE.UU quienes se llaman a ellos mismos “americanos”, obviando que comparten ese calificativo con el resto de habitantes que viven desde el sur de sus fronteras hasta Tierra del Fuego. Pese a mi asombro, allí en la madre patria, suelen catalogar de “americanos” a aquellos que viven en los EE.UU, canadienses y latinoamericanos excluidos, of course.

Me llamó la atención sobre todo que sea aquella potencia colonizadora que “descubrió” el continente, cuya denominación honra a Américo Vespucio, y que dejó tras de sí los cimientos de los patrones culturales, sociales, económicos y políticos que hoy rigen nuestra tierra, quien haya otorgado el privilegio de denominar "americanos" solamente a una parte de quienes habitan América. Veo que se perdió algo más que Cuba, y España cedió en el campo de la semántica, humillada en su pérdida, aquel vasto territorio que antaño la consagró.



Esos mapas mentales de los cuales nos hablaba Viridiana, hacen mención también de las distintas geografías que pensamos y enseñamos. Ejemplo de esto es considerar a Sudamérica un continente, cuando es en realidad, un subcontinente perteneciente al continente americano. Sin embargo, “sudamericanos” es un calificativo muy utilizado a la hora de referirnos a los habitantes de esta porción de Tierra. Menos fama tiene la de “sur-europeos o europeos occidentales” para aludir a los habitantes de España o Portugal. La denominación más común es la de “europeos” a secas. Ellos viven en el mismo continente que habitan suecos, franceses, letones y griegos. En cambio, los “sudamericanos” muchas veces tenemos que recordar que también somos americanos, que pertenecemos a un territorio más vasto que a una subdivisión.

¿Por qué de ese lado del mapa, desde aquella otra parte del océano y del Norte, insisten en denominarnos de acuerdo a subdivisiones continentales?

Otro dato interesante que también suele quedar bastante sepultado, es que los mexicanos también son norteamericanos. ¡Vaya sorpresa! Pero así es. De acuerdo a la amplia mayoría de los manuales de Geografía, América del Norte está integrada por 3 países: Canadá, EE.UU y México. A partir de Guatemala e incluyendo Panamá tenemos América Central, y desde Colombia hasta Chile-Argentina nos encontramos con la famosa Sudamérica. Aquella a la que se suele hacer referencia cuando alguna persona cuenta que visitó cuando estuvo de vacaciones en Cuba, Honduras, Puerto Rico o Costa Rica (que por cierto, no son lo mismo). En realidad, esta persona nunca fue a Sudamérica, a pesar de que su mapa mental o su ignorancia así se lo indiquen.

La corteza terrestre se mueve. Sabemos que hace millones de años las masas continentales no estaban dispuestas de esta forma y que seguramente tampoco lo estén dentro de unos millones de años más. Aunque no lo percibamos, la naturaleza también cambia y origina movimientos constantes. De hecho, debido a los movimientos que ocasionan las placas tectónicas, América y Europa están cada vez acercándose más, corriéndose América unos cuantos centímetros al año en dirección este.

Estos movimientos de la corteza terrestre dieron lugar a la actual distribución de tierras y masas de agua dentro de nuestro planeta. Quedó en manos de la naturaleza agrupar la mayor proporción de corteza terrestre al norte del paralelo 0º del Ecuador. Si miramos un mapa planisferio, nos daremos cuenta que la mayor cantidad de países del mundo se encuentran en el Hemisferio Norte, a pesar de que para nuestros mapas mentales ni Colombia, ni Nicaragua, ni Etiopía, ni Camboya nos aludan a él.


En el Hemisferio Sur, hay pocos países y no demasiado importantes, a excepción de Australia tal vez, y no es de extrañar, encontrar personas que se asombren cuando uno comenta que en agosto es invierno en Chile, en Angola,  en Botswana y en Paraguay. ¿Qué allá en enero es verano? ¡¿Cómo puede ser?! Y ahí es donde yo me pregunto si un concepto como el de la rotación de la Tierra es demasiado complicado o si es que el eurocentrismo y el narcicismo estadounidense son demasiado fuertes.

La diferencia de estaciones entre ambos hemisferios se da por el fenómeno de la traslación (la Tierra gira alrededor del Sol y lo hace inclinada unos 23º en el transcurso de 365 días y unas cuantas horas). Sin esta inclinación, que varía su ángulo cada 27.000 y tantos años, no tendríamos diferencias estacionales entre Norte y Sur.

Las diferencias en los mapas mentales por su parte, muchas veces se dan por negligencia y estupidez humana, mezcladas con altas dosis de soberbia e ignorancia. ¡Agarremos un mapa, y abramos la mente!


Laurencia Melancolía

3 comentarios:

  1. Que pequeña me siento viendo esas fotos de la tierra tan hermosas!

    ResponderEliminar
  2. Chicas, tenéis una cosica en dd1984 ;)

    ResponderEliminar
  3. http://www.ara.cat/premium/tema_del_dia/mapa-Al-reves_0_695330520.html

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...