14 de enero de 2013

Un poco de ciencia por favor…


Sin lugar a dudas, una de las más gratas sorpresas que me dejó mi pasado cumpleaños, fue un libro que recibí como regalo, perteneciente a la colección CIENCIA QUE LADRA de Siglo XXI Editores. Desconocida por mí, esta colección me abrió las puertas a un mundo que cada vez me fascina más: el científico.

Los que venimos del palo de las Ciencias Sociales, todo aquello que nos huela a números o átomos no solo nos resulta poco familiar, sino también, poco relevante. Pero poco a poco, y dentro de los límites de mi entendimiento, fui saboreando las mieles de la naturaleza y sus atrayentes misterios.


CIENCIA QUE LADRA llegó en un momento en el cual se despertó en mí un interés por comprender por qué existen las estaciones, cómo y cuándo se originó el universo, qué es lo que hace que cada tanto haya terremotos y erupciones volcánicas y por qué los humanos nos creemos los relojeros de esta bomba de tiempo que es nuestro sistema solar; dado que de las figuradas 24hs de existencia que lleva nuestro planeta, recién aparecimos en los dos últimos minutos de la jornada. Podría decirse que llegó en el momento adecuado y para develarme un montón de cuestiones, que si bien no son trascendentales, no dejan de llamar mi transeúnte y ansiosa atención.



Dirigida por el reconocido biólogo argentino Diego Golombek e impulsada también desde el diario La Nación, esta colección de divulgación científica nos trae a la mesa una serie de temáticas diversas en un lenguaje accesible y divertido, dando lugar y palabra a numerosos científicos que suelen quedar al margen de las noticias más relevantes que se difunden en nuestra sociedad. Una apuesta para que la ciencia se mude de los laboratorios y comience a invadir un poco más aquellos hábitats que otrora le resultaban desconocidos. Un puente para acercar posiciones y también compartir conocimientos, para derribar mitos sobre lo aburrido, extraño e inexplicable. Un espacio de formación e entretenimiento para jóvenes y adultos, que sin contar con grandes conocimientos científicos, pueden disfrutar de todo aquello que la ciencia tiene para contarnos.


En palabras de Golombek, esta colección “está escrita por científicos que creen que ya es hora de asomar la cabeza por fuera del laboratorio y contar las maravillas, grandezas y miserias de la profesión. Porque de eso se trata: de contar, de compartir un saber que, si sigue encerrado, puede volverse inútil. Ciencia que ladra…no muerde, sólo da señales de que cabalga”.



Laurencia Melancolía

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...