15 de julio de 2013

Life on mars


Las minas de Riotinto, ubicadas en la provincia de Huelva, tienen mucha solera. Ya en la Edad del Cobre se inició su explotación. Tartessos, fenicios y romanos encontraron en sus entrañas preciados minerales que hicieron relucir ajuares y propulsaron civilizaciones.
 
 


 
 
Transcurrieron los siglos y esta tierra lejos de mostrar cansancio no quiso perder protagonismo: tiene el honor de ser la cuna del fútbol español. En el año 1873 comenzó  a practicarse el fútbol por parte de los británicos que llegaron para explotar las minas. En 1878 se creó el “Club inglés”, el Rio Tinto Foot-Ball Club. Once años después se creó otro club, el “Huelva Recreation Club”, el actual Recreativo de Huelva.
Se produjo el cierre de las minas en 2000 por falta de rentabilidad. No obstante, la revalorización actual de los metales, especialmente el cobre, han abierto nuevas expectativas para las minas, volviendo a despertarse de este breve letargo. Pero el  Río Tinto, aún guardaba más jugadas magistrales. 
 





 
 
El intenso color rojo del río es debido a la meteorización de minerales que contienen sulfuros de metales pesados, hierro principalmente,  procedentes de los yacimientos a lo largo del curso del río. En un hábitat tan contaminado parecería que cualquier tipo de vida sería incompatible. Pero no es así, existen unos microorganismos que  subsisten a base de los compuestos químicos y minerales presentes bajo la superficie, sin ninguna interacción con el exterior, esto es sin oxígeno. En el  año 2003, la NASA escogió este particular ecosistema para estudiar su posible similitud con el ambiente del planeta Marte. Se puso en marcha el Proyecto M.A.R.T.E (Experimento Astrobiológico de Tecnología e investigación para Marte).  El objetivo: encontrar formas de vida extremófilas en el subsuelo del río Tinto y desarrollar tecnología para ser utilizada en la búsqueda de vida en el subsuelo de Marte. El experimento confirmó  la posibilidad apuntada de que determinados tipos de organismos pueden sobrevivir bajo las restrictivas condiciones del planeta Marte, sin existencia de oxígeno.
El interior de las Minas de Río Tinto no deja  de sorprender y compartir sus extraños frutos.   El río, en las noches claras , observa a su hermano planeta rojo, a veces un reflejo, a veces una quimera. Life on mars, tan cerca y tan lejos.
 
Viridiana, texto y fotografía

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...