27 de enero de 2014

Mudanzas


Trist el que mai ha perdut una casa per amor. Triste el que nunca ha perdido una casa por amor.

Esta frase la llevo tatuada a  fuego sobre mi brazo y cuando echo de menos el mar y la brisa pegajosa de la nostalgia se cuela por mi ventana me remango la manga de la blusa y mis ojos se cercioran de lo que realmente es importante, lo poco y mucho que se salvó del naufragio del devenir, todo lo que cabe en la palma de mi mano, todo lo que la mirada atenta abarca.

Llegan tiempos de mudanzas.

Transportarse a nuevos espacios, renovadas promesas de cosas por hacer, horizontes por dibujar.

Cerrar el baúl de lo que queda atrás y no echarle cuentas.

Dejarse llevar hacia el camino de ladrillos amarillos, a un Oz por descubrir.

Dar espacio a lo nuevo, a lo que está por construir con las propias manos y tesón. A lo inesperado.
 
Llegan tiempos de mudanzas. Enero dará paso a febrero.  El invierno a la primavera luminosa.
 
 

Darrere les paraules només et tinc a tu.

Trist el que mai ha perdut

per amor una casa.

Trist el que mor envoltat de respecte i prestigi.

Jo em crec el que passa en la nit

estrellada d’un vers.
 

Dona de primavera.    Joan Margarit
 

Viridiana
 

1 comentario:

  1. Ofrecemos nuestros servicios y operarios.
    www.segurmove.com
    Un saludo cordial, muchas gracias

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...