17 de febrero de 2014

Americana Film Fest





“Que toda la vida es sueño y los sueños, sueños son.”  El tantas veces repetido verso de Calderón de la Barca ha quedado en este caso desmentido. Pues en la vida muchos sueños se quedan en eso, pero otros, en cambio, nacen como sueños y se convierten en realidad.

Y si no, que se lo digan al equipo del Americana Film Fest, festival de cine independiente norte americano de Barcelona, que este fin de semana ha desbordado las expectativas del mejor de los sueños en su primera edición. Este proyecto nació como quimera de unos bloggers amantes del cine que un buen día intentaron hacer real lo que siempre habían soñado y llevar a cabo su propio festival de cine. Un festival que pusiera al alcance del público una cuidada selección de cine indie estadounidense que de otra manera sería difícil consumir porque apenas llega a las salas.

De lo ocurrido este fin de semana en los Cines Girona de Barcelona tienen la culpa el tesón, el esfuerzo, una gran ilusión y el respeto por la cultura. En estos pilares se asienta un buen equipo, buen cine a buenos precios, estudiada imagen y una difusión efectiva  que ha activado el espiral del boca a boca por la ciudad y han convertido a la primera edición del Americana Film Fest en todo un éxito de público y de critica.

Durante cuatro días hemos tenido acceso a títulos tan variopintos e interesantes como las comedias The Kings of Summer o In a World, el drama vital de The Motel Life o el contrapunto reflexivo que aportaban Short Term 12 o  American Promise y que seria interesante que aumentara su presencia para próximas ediciones. También propuestas del mumblecore, que para los profanos seria algo así como lo más indepe dentro de lo indepe, como Audrey The Trainwreck o la edulcorada pero divertida Drinking Buddies.  El último día del festival reservaron un pase con Upstream Color, apto para los más arriesgados y en la clausura, la crepuscular y brillante Ain’t Them Bodies Saints.  Hoy se ha sabido que finalmente el premio del público ha sido para… (redoble de tambores): Short Term 12.

Parece que el secreto para desmentir a Calderón es mezclar todos estos ingredientes, meterlos en una batidora Americana y añadir un buen pellizco de trabajo y una jarra de ilusiones. Nada más y nada menos.  Esto es, pues, lo que hace que la gente responda y vuelva a llenar las salas de cine aún en tiempos de tan escasa afluencia de público por lo que todos ya sabemos.

¿El próximo sueño?  Hacer realidad la siguiente edición del Americana Film Fest, para seguir entreteniendo al público con buen cine. Desde Una Habitación Propia le deseamos larga vida!!!

http://americanafilmfest.com/

Ultramarinos Bodeler

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...