20 de mayo de 2015

Tatuaje



Salió del ascensor y se arrojó furiosa hacia el pasillo del hospital. Inmersa en la multitud que lo inundaba, buscó un refugio donde aquietar su alma. Fue entonces, cuando vislumbró los ventanales que colgaban del techo. Eran altos. Infinitamente altos. Catedralicios.  Inmensos, como su desolación.

Atraída por la intensa luz que emanaban, nadó hasta allí. Acorralada por la impaciencia, quiso descubrir qué se escondía detrás. Sin embargo, su escasa altura le ahogó el plan. Conscientemente, saboreó la frustración por primera vez.

Maldijo tener diez años. Maldijo estar en ese hospital. Y mientras seguía maldiciendo, clavó sus ojos en los ventanales y les suplicó que le regalaran aire, lluvia, un globo aerostático, paz. Pero, los ventanales no se abrían. Estaban adheridos a la pared. Tan fijos y sujetos, como lo estaba ella a la enfermedad de su papá.

Laurencia Melancolía

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...