2 de junio de 2015

Tren nocturno

 
 
Tren que recorrías las áridas formas de la noche, atravesando el mapa y las horas.
 
Tren nocturno que desapareces en aras de la velocidad de los tiempos: La poesía ya no vende.
 
Podremos viajar a Marte, explorar los confines de la Tierra pero en tu sino está grabado, última parada.
 
El silencio era la almohada.
 
La ventana, reflectante de imágenes de una película descolorida, el horizonte.
 
Pausa y ensimismamiento.
 
El tiempo detenido en un vértice, arrinconaba las prisas y el olvido.
 
La voz interior en altoparlante, nos desvelaba las palabras de nuestra historia,
una detrás de otra.
 
Última parada del tren nocturno.
 
Los viajeros errantes en los andenes esperando su destino.
 
 
 
Viridiana

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...