5 de octubre de 2015

El mismo mar de todos los veranos


¿Cómo decir adiós?

 ¿Dónde se aprende?


¿ Cuál es el desvío para la desazón?


Despedida oxidada de tantas lágrimas contenidas.


Siempre ya no es siempre.


Atajos no me diste.


Si el mismo mar de todos los veranos.



Eterno azul,


en el amanecer y el atardecer,


en las horas alegres y en las desvaídas.


Un mar de infancia, inmenso,


donde siempre volver,


fiel compañero en la sucesión de los días.



Un mar salado , que todo lo cura,


como las lágrimas  que se deslizan por la mejilla


y son compartidas.



El mismo mar de todos los veranos,


dibujando una sonrisa en la arena.


El mismo mar,


el mismo horizonte.


Oleaje que susurra tu nombre.










VIRIDIANA, texto y foto













No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...