29 de julio de 2013

FUIMOS


Culpas ajenas y propias,
recuerdos nítidos y sombríos,
instantes robados e imaginados,
oscuros llantos y tristes suspiros.

Verdes anhelos y sonrientes momentos,
ansiados abrazos e intensos besos,
preciados roces y aclamados encuentros,
húmedos lazos y fervientes deseos.

La vida fue corta y eterna.
La muerte, fugaz y placentera.
Pero, mientras la desdicha
se tornaba cierta,
el gozo se iba diluyendo.

Queda atrás el sendero
y de frente el infortunio.
¿Quién dijo que este artilugio
fue tan solo un invento?


Equinoccia Balmes



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...