30 de agosto de 2013

Dragones y Mazmorras




Hay quien dice que los orígenes del Alcázar de Segovia se sitúan en tiempos romanos como el acueducto de la misma ciudad, pero lo cierto es que no tenemos constancia escrita de su existencia hasta el siglo XII. Puede que su origen fuera un castro sobre el río Eresma pero con el tiempo se convierte en una de las fortificaciones más espectaculares de la Edad Media en la Península y una de las residencias preferidas por los Reyes de Castilla, debido a su privilegiado enclave.

A caballo entre el románico y el gótico, al estilo del Císter, como es lógico ha ido incorporando remodelaciones a lo largo de su historia, pues todos los moradores hicieron reformas y algunas ampliaciones con salones gótico-mudéjares, al estilo de los alcázares andaluces.

El Alcázar de Segovia es hoy en día testimonio de tiempos de princesas y dragones, como sacado de una novela de caballeros, se erige sobre la confluencia de dos ríos, con sus almenas, torreones, mazmorras y fosos. Pero nada más lejos de la fantasía, pues el Alcázar fue en su tiempo, una fortificación inexpugnable y residencia cortesana que alojó en sus alcobas a reyes tan importantes para la historia de Castilla como Alfonso X el Sabio y Enrique IV, hermano de Isabel la Católica quien salió de este castillo para ser coronada como reina de Castilla en la plaza mayor de dicha localidad.









Ultramarinos Bodeler

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...