3 de septiembre de 2013

Deseo de ser punk


Deseo de ser punk, novela de Belén Gopegui, nos habla de una búsqueda, de una desazón, la de una adolescente que ansía formar parte de algo, sentir que pertenece a un lugar: "Creo que tener 16 años, llamarse Martina y no haber tenido música es un asqueroso desastre. Porque si la hubiera tenido sentiría que pertenezco a algún sitio, supongo. Tener música es como tener un código. Y es extraño porque yo creo que sí tengo un código”.
Martina encuentra en el Rock las resonancias de ese su código personal; los vasos comunicantes entre las emociones  soterradas  y la conexión con el Otro; la caricia de esa parte “donde nunca nos abrazan”. El Rock, como si de un guía se tratase, traduciendo todas  aquellas palabras no pronunciadas por desconocidas, todas las emociones ignotas por falta de mapa. El Rock, inconmensurable, cuando se escucha bien fuerte, nos transporta a ese lugar, sin coordenadas espacio-temporales, que hace de Johnny Cash e Iggy Pop compañeros de viajes y naufragios personales, de exultantes alegrías y de rabias desbordadas: El Rock no conoce las medias tintas.
 
 
 
Deseo de ser punk, es una novela generacional pero también un espejo de la sociedad actual donde la crisis deja sin brújula a jóvenes perplejos ante un futuro que se antoja espejismo. Martina, no solo busca ese “lugar” como trasunto de su felicidad personal, sino como una forma de rebelarse contra el conformismo que observa a su alrededor. Y está dispuesta a hacer algo, a no traicionarse, a hacer oir su voz. Su canción. Quizás nuestra canción:
“There’s nothing in my dreams/ just some ugly memories/ kiss me like the ocean breeze.” Canta Iggy Pop en Gimme danger.
Martina escribe en la carta que dirige a su amigo que en esta letra “están nuestras razones, porque ¿cómo puede ser que alguien que tenga dieciséis años y no le hayan ocurrido grandes desgracias ni nada especialmente malo y, sin embargo, no haya nada en sus sueños? Es lo que nos pasa, y no lo saben. Aunque no sea del todo verdad. No es que la canción diga una mentira, sino que nadie entiende por qué cantamos. Si de verdad no hubiera nada en nuestros sueños, estaríamos callados. En cambio,  lo decimos, lo estamos diciendo a voces, y eso es porque nuestro sueño consiste precisamente, y para empezar, en resistir. En no dejar que nos hundan. En estar aquí, diciendo lo que nos pasa, diciéndolo con música para que sepan que sabemos, para que sepan que como lo sabemos, como lo gritamos, como lo cantamos, también vamos a empezar a actuar.”

Viridiana

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...